Estamos trabajando para hacer llegar tu pedido lo antes posible. Estamos trabajando para hacer llegar tu pedido lo antes posible. Tiempo estimado de entrega en Santiago entre 1 y 3 días. Tiempo estimado de entrega en Regiones entre 4 y 5 días.
Home / News / Transición de 2 a 1 siesta
Transición de 2 a 1 siesta

Transición de 2 a 1 siesta

Cómo sobrevivir y sobrellevar la transición de 2 a 1 siesta?

 

De todas las transiciones por las que vas a pasar con tu hijo, para la mayoría de los padres, la de 2 a 1 siesta parece la más difícil, ¿por qué?; porque su cuerpo se está acostumbrando a estar más tiempo despierto y a consolidar todo su sueño diurno en una sola siesta. La edad normal para esta transición es de 14 a 18 meses (promedio 15 meses).

Apurarnos en hacer esta transición casi siempre nos llevará a tener un bebé sobrecansado, resultando en siestas más cortas y/o despertares nocturnos. Mi recomendación es mantener dos siestas por el máximo de tiempo posible, incluso si esto significa improvisar para lograr dos siestas sin atrasar mucho la hora de dormir.

Señales comunes de que el bebé necesita hacer la transición de 2 siestas a 1:

  • Tener al menos 14 meses de edad.
  • Se resiste a la siesta del mediodía incluso después de ajustar la hora de despertar de la mañana.
  • La siesta de la tarde es muy tarde y atrasa mucho la hora de dormir.
  • Despertares nocturnos sin explicación.
  • Despertares tempranos sin explicación.

Creo que mi hijo está listo para una siesta, ¿qué hago?

En cualquier transición de siesta la solución no es simplemente aventurarse sin un plan y sólo ir aumentando en 15-30 minutos el tiempo despierto. Empezar de inmediato con una siesta a las 12:00 del día puede funcionar para algunos niños, pero con la mayoría termina siendo contraproducente. Si lo presionas mucho de una sola vez sólo conseguirás un niño sobrecansado, va a comenzar a despertar mucho por las noches y a tener despertares temprano.

Entonces digamos que tu hijo se despierta normalmente a las 7:00 de la mañana y toma su primera siesta a las 10:00 de la mañana. Por los primeros 3 días mueve su siesta a las 10:15. Si se despierta antes del mediodía, entonces ofrece una “cat nap” entre las 15:00 y las 16:00 hrs. Si no quiere tomar una cat nap, entonces opta por un bed time más temprano, a las 18:00 hrs. (o aproximadamente 5,5 a 6 horas después de que despertó de su siesta). Luego de 3 a 5 días, mueve su siesta otros 15 minutos hasta las 10:30 y mantente ahí. Dale a esto unos unos días y luego mueve su siesta a las 10:45 y así hasta que llegues a las 5,5 horas de tiempo total despierto en la mañana.

Por lo tanto, si tu hijo despierta a las 7:00 de la mañana, su siesta eventualmente debería comenzar a las 12 o 12:30 hrs. (o 5,5 horas después de que despertó para comenzar el día), pero no lo apresures para llegar a esta hora. Si a tu hijo le resulta bien una siesta que comienza a las 11:30 (es decir 4,30 horas desde que se despertó) y llega muy cansado si atrasas más la siesta, en este caso simplemente mantente con ese horario por una semana y luego intenta aplazar su siesta en 15 minutos más cuando te parezca que esté listo; con tiempo y paciencia lo conseguirás.

¿Cuál es el objetivo?

Al comienzo de la transición, el tramo entre el fin de la siesta y la hora de dormir será largo (entre 5,5 a 6 horas) pero a medida que estiras la ventana de sueño de la mañana a 5 o 5,5 horas, la cantidad de tiempo despierto antes del bed time disminuirá y será de 4,5 a 5 horas después de que termine su siesta, lo que significará 10 a 10,5 horas despierto.

El objetivo es que la siesta sea alrededor de las 12:30 hrs. (o 5,5 horas después de que despertó en la mañana). Una vez que estés con este horario, tu única siesta estará bien establecida y no habrá necesidad de hacer cambios, a menos que estén teniendo problemas para la hora de dormir en la siesta o en la noche.

Durante esta transición debes tener paciencia, las transiciones de siesta pueden ser difíciles. Es probable que haya algunas siestas cortas, algo de frustración, quizás algunos despertares nocturnos, etc. pero si eres consistente y confías en el proceso todo resultará bien.

A menudo cuando los padres no ven resultados inmediatos comienzan a cambiar las cosas e intentar algo nuevo, pero con los bebés la consistencia es la clave. Así también, una transición de siesta no ocurre de la noche a la mañana, puede tomar semanas desde el primer día en que decidiste que está listo para dejar una siesta, hasta que esté bien establecido en su nuevo horario. Cómo recomendación nuestro taller 9-18 meses te servirá un montón para esta nueva etapa.

Esperamos les sirva y ¡mucho éxito en este camino!